¿Conocieron nuestros antepasados los secretos de la levitación?

¿Las personas de la antigüedad conocían los secretos de la levitación? y ¿es posible que aplicaran estos secretos para realizar imponentes construcciones? ¿Una tecnología que ya se ha perdido en el tiempo y el espacio? ¿Es posible que las grandes civilizaciones antiguas como los egipcios, olmeca, Pre-Inca e Inca descifraran los secretos de la levitación y de otras tecnologías que han sido marcadas por la sociedad de hoy como imposible o mitológico? Y si lo hicieran, ¿es posible que usaban estas “tecnologías olvidadas” para erigir algunos de las más increíbles construcciones antiguas de nuestro planeta? Hay docenas de lugares megalíticos increíbles en nuestro planeta que desafían la capacidad de nuestros días: Tiahuanaco, Las pirámides de la meseta de Giza, Puma Punku, y Stonehenge entre otros. Todos estos sitios fueron construidos utilizando increíbles bloques de piedra con un peso de hasta cientos de toneladas, bloques de piedra que nuestras tecnologías de hoy en día tendrían enormes dificultades para manipular. Entonces, ¿por qué los antiguos utilizaron enormes bloques megalíticos de piedra cuando podrían haber utilizado bloques más pequeños y lograr una similar resultado? ¿Es posible que el hombre antiguo poseía tecnologías que se perdieron en el tiempo? ¿Es posible que tenían conocimiento que supera nuestro propio entendimiento? Según algunos investigadores, es posible que el hombre antiguo dominara el “arte de la levitación” que les permitió desafíar la física conocida y mover y manipular objetos colosales con extrema facilidad. Tiahuanaco: desafiando a la moderna tecnología A 13.000 pies sobre el nivel del mar se destacan las increíbles ruinas antiguas de Tiahuanaco y su increíble ‘Puerta del Sol‘. “La Puerta del Sol” es una estructura elaboradamente tallada que se compone de bloques de piedra que pesan más de diez toneladas. Sigue siendo un misterio cómo os antiguos habitantes lograron cortar, transportar y colocar estos bloques de piedra. Templo de Júpiter en Baalbek El Templo de Júpiter situado en Baalbek, Líbano es otra obra maestra de la ingeniería antigua donde enormes bloques de piedra fueron puestas juntas para formar uno de los mayores sitios antiguos de la Tierra. La fundación del templo de Júpiter contiene tres de las piedras más gigantescas utilizadas por la humanidad. Los tres bloques de la fundación juntos pesan 3.000 toneladas. Si usted se pregunta qué tipo de vehículo sería utilizado para transportarlos, la respuesta es NINGUNO. Pero de alguna manera, el hombre antiguo era capaz de extraer las rocas, transportarlas y ponerlas en el lugar determinado con tal precisión que ni una sola hoja de papel podría caber en-entre ellos. En Baalbek tenemos la “piedra de las mujeres embarazadas”, que es una de las piedras más grandes existentes, con un peso de 1.200 toneladas. Pirámides de Egipto: Un misterio para la ciencia convencional Las pirámides de Egipto son una de las construcciones “misión imposible” que han causado asombro entre todos los que han tenido la oportunidad de visitarlas. Incluso hoy en día, nadie sabe a ciencia cierta cómo el hombre antiguo era capaz de levantar tales estructuras maravillosas. La ciencia convencional ha propuesto que se utilizó para su construcción aproximadamente 5.000 hombres, trabajando durante veinte años para construirlas con cuerdas, rampas y fuerza bruta… Abul Hasan Ali Al-Masudi, conocido como el Herodoto de los árabes escribió sobre cómo los antiguos egipcios construyeron las pirámides en el pasado distante. Al-Masudi fue un historiador y geógrafo árabe y fue uno de los primeros en combinar la historia y geografía científica en un trabajo a gran escala. Al-Masudi escribió acerca de cómo los antiguos egipcios transportaron los enormes bloques de piedra utilizados para construir las pirámides. Según él, un “papiro mágico” fue puesto bajo cada uno de los bloques de piedra, lo que les permitió ser transportadas. Después de colocar los papiros mágicos debajo de los bloques, la piedra fue golpeada con una “barra de metal” que hizo que hizo que levitaran y transportadas a lo largo del camino pavimentado con piedras y vallado a ambos lados por postes metálicos. Esto permitió que las piedras se muevan durante unos 50 metros después de que el proceso tuvo que ser repetido a fin de colocar los bloques de piedra a donde tenían que estar. ¿Fue totalmente objetivo de Al-Masudi cuando escribió acerca de las pirámides? ¿O es posible que al igual que muchos otros, simplemente estaba sorprendido por su magnificencia, llegando a la conclusión de que los antiguos egipcios deben haber utilizado medios extraordinarios para la construcción de las pirámides? ¿Y si, la tecnología de levitación estuvo presente en la Tierra en el pasado distante y antiguas civilizaciones como los egipcios, Inca o Pre-Inca conocían los secretos de la levitación? ¿Qué pasa si levitación era posible en el pasado… pero aún hoy en día? Levitación Según Bruce Cathie, en su libro “El Puente al Infinito’, sacerdotes en un alto monasterio en el Himalaya tibetano llevaban cabo hazañas de levitación. A continuación se presentan extractos de un artículo en alemán: Un médico sueco, el Dr. Jarl … estudió en Oxford. En esos momentos se hizo amigo de un joven estudiante tibetano. Un par de años más tarde, en 1939, el Dr. Jarl hizo un viaje a Egipto por la Sociedad Científica Inglés. Allí fue visto por un mensajero de su amigo tibetano, y urgentemente pidió venir al Tíbet para tratar con un alto Lama. Después de que el Dr. Jarl consiguió el permiso siguió al mensajero y llegó después de un largo viaje en avión y caravanas Yak, llegó al monasterio. Un día su amigo lo llevó a un lugar en el barrio del monasterio y le mostró un prado inclinado que estaba rodeado en el noroeste por altos acantilados. En una de las paredes de roca, a una altura de unos 250 metros había un gran agujero que parecía la entrada de una cueva. Frente a este agujero había una plataforma en la que los monjes estaban construyendo una pared de roca. El único acceso a esta plataforma era por la parte superior del acantilado y los monjes bajaban con la ayuda de cuerdas. En medio de la pradera. a unos 250 metros del acantilado, había una losa pulida de roca con una cavidad en el centro. El cuenco tenía un diámetro de un metro y una profundidad de 15 centímetros. Un bloque de piedra fue maniobrado en esta cavidad por bueyes Yak. El bloque tenía un metro de ancho y uno y medio metros de largo. Entonces 19 instrumentos musicales se establecieron en un arco de 90 grados a una distancia de 63 metros de la losa de piedra. El radio de 63 metros se midió con precisión. Los instrumentos musicales consistieron en 13 tambores y seis trompetas. (Ragdons). Detrás de cada instrumento había una fila de monjes. Cuando la piedra se encontraba en la posición del monje que tenía un pequeño tambor dio una señal para comenzar el concierto. El pequeño tambor tenía un sonido muy agudo, y se podía oír incluso con los otros instrumentos ocasionando un terrible estruendo. Todos los monjes estaban cantando y cantando una oración, aumentando poco a poco el ritmo de este ruido increíble. Durante los primeros cuatro minutos no pasó nada, entonces, como la velocidad de los tambores y el ruido aumentaron, el gran bloque de piedra comenzó a mecerse y balancearse, y de repente se despegó en el aire con una velocidad cada vez mayor en la dirección de la plataforma delante del agujero de la cueva de 250 metros de altura. Después de tres minutos de ascenso aterrizó en la plataforma. Continuamente trajeron nuevos bloques a la pradera, y los monjes utilizando este método, transportaban de 5 a 6 bloques por hora en una pista de vuelo parabólico de aproximadamente 500 metros de largo y 250 metros de altura. Expertos tibetanos como Linaver, Spalding y Huc habían hablado de ello, pero nunca lo habían visto. Así que el Dr. Jarl fue el primer extranjero que tuvo la oportunidad de ver este extraordinario espectáculo. Debido a que tuvo la opinión en el principio de que fue víctima de una psicosis colectiva hizo dos películas del incidente. Las películas mostraron exactamente las mismas cosas que había presenciado. Hoy hemos hecho avances ‘tecnológicos’ que están haciendo posibles levitar objetos. Uno de esos ejemplos es la ‘aerotabla’ (Hoverboard) por Lexus. La aerotabla de Lexus utiliza levitación magnética que permite que el artefacto permanezca en el aire sin fricción. Además del increíble diseño de la Hoverboard, vemos el humo que sale de ella, esto se debe al nitrógeno líquido utilizado para enfriar los poderosos imanes superconductores que hacen posible su existencia. ¿Existe la posibilidad de que de alguna manera, hace miles de años, la humanidad antigua utilizara una tecnología de levitación similar que les permitía transportar enormes bloques de piedra sin mucha dificultad?
¿Las personas de la antigüedad conocían los secretos de la levitación? y ¿es posible que aplicaran estos secretos para realizar imponentes construcciones? ¿Una tecnología que ya se ha perdido en el tiempo y el espacio? ¿Es posible que las grandes civilizaciones antiguas como los egipcios, olmeca, Pre-Inca e Inca descifraran los secretos de la levitación y de otras tecnologías que han sido marcadas por la sociedad de hoy como imposible o mitológico? Y si lo hicieran, ¿es posible que usaban estas “tecnologías olvidadas” para erigir algunos de las más increíbles construcciones antiguas de nuestro planeta? Hay docenas de lugares megalíticos increíbles en nuestro planeta que desafían la capacidad de nuestros días: Tiahuanaco, Las pirámides de la meseta de Giza, Puma Punku, y Stonehenge entre otros. Todos estos sitios fueron construidos utilizando increíbles bloques de piedra con un peso de hasta cientos de toneladas, bloques de piedra que nuestras tecnologías de hoy en día tendrían enormes dificultades para manipular. Entonces, ¿por qué los antiguos utilizaron enormes bloques megalíticos de piedra cuando podrían haber utilizado bloques más pequeños y lograr una similar resultado? ¿Es posible que el hombre antiguo poseía tecnologías que se perdieron en el tiempo? ¿Es posible que tenían conocimiento que supera nuestro propio entendimiento? Según algunos investigadores, es posible que el hombre antiguo dominara el “arte de la levitación” que les permitió desafíar la física conocida y mover y manipular objetos colosales con extrema facilidad. Tiahuanaco: desafiando a la moderna tecnología A 13.000 pies sobre el nivel del mar se destacan las increíbles ruinas antiguas de Tiahuanaco y su increíble ‘Puerta del Sol‘. “La Puerta del Sol” es una estructura elaboradamente tallada que se compone de bloques de piedra que pesan más de diez toneladas. Sigue siendo un misterio cómo os antiguos habitantes lograron cortar, transportar y colocar estos bloques de piedra. Templo de Júpiter en Baalbek El Templo de Júpiter situado en Baalbek, Líbano es otra obra maestra de la ingeniería antigua donde enormes bloques de piedra fueron puestas juntas para formar uno de los mayores sitios antiguos de la Tierra. La fundación del templo de Júpiter contiene tres de las piedras más gigantescas utilizadas por la humanidad. Los tres bloques de la fundación juntos pesan 3.000 toneladas. Si usted se pregunta qué tipo de vehículo sería utilizado para transportarlos, la respuesta es NINGUNO. Pero de alguna manera, el hombre antiguo era capaz de extraer las rocas, transportarlas y ponerlas en el lugar determinado con tal precisión que ni una sola hoja de papel podría caber en-entre ellos. En Baalbek tenemos la “piedra de las mujeres embarazadas”, que es una de las piedras más grandes existentes, con un peso de 1.200 toneladas. Pirámides de Egipto: Un misterio para la ciencia convencional Las pirámides de Egipto son una de las construcciones “misión imposible” que han causado asombro entre todos los que han tenido la oportunidad de visitarlas. Incluso hoy en día, nadie sabe a ciencia cierta cómo el hombre antiguo era capaz de levantar tales estructuras maravillosas. La ciencia convencional ha propuesto que se utilizó para su construcción aproximadamente 5.000 hombres, trabajando durante veinte años para construirlas con cuerdas, rampas y fuerza bruta… Abul Hasan Ali Al-Masudi, conocido como el Herodoto de los árabes escribió sobre cómo los antiguos egipcios construyeron las pirámides en el pasado distante. Al-Masudi fue un historiador y geógrafo árabe y fue uno de los primeros en combinar la historia y geografía científica en un trabajo a gran escala. Al-Masudi escribió acerca de cómo los antiguos egipcios transportaron los enormes bloques de piedra utilizados para construir las pirámides. Según él, un “papiro mágico” fue puesto bajo cada uno de los bloques de piedra, lo que les permitió ser transportadas. Después de colocar los papiros mágicos debajo de los bloques, la piedra fue golpeada con una “barra de metal” que hizo que hizo que levitaran y transportadas a lo largo del camino pavimentado con piedras y vallado a ambos lados por postes metálicos. Esto permitió que las piedras se muevan durante unos 50 metros después de que el proceso tuvo que ser repetido a fin de colocar los bloques de piedra a donde tenían que estar. ¿Fue totalmente objetivo de Al-Masudi cuando escribió acerca de las pirámides? ¿O es posible que al igual que muchos otros, simplemente estaba sorprendido por su magnificencia, llegando a la conclusión de que los antiguos egipcios deben haber utilizado medios extraordinarios para la construcción de las pirámides? ¿Y si, la tecnología de levitación estuvo presente en la Tierra en el pasado distante y antiguas civilizaciones como los egipcios, Inca o Pre-Inca conocían los secretos de la levitación? ¿Qué pasa si levitación era posible en el pasado… pero aún hoy en día? Levitación Según Bruce Cathie, en su libro “El Puente al Infinito’, sacerdotes en un alto monasterio en el Himalaya tibetano llevaban cabo hazañas de levitación. A continuación se presentan extractos de un artículo en alemán: Un médico sueco, el Dr. Jarl … estudió en Oxford. En esos momentos se hizo amigo de un joven estudiante tibetano. Un par de años más tarde, en 1939, el Dr. Jarl hizo un viaje a Egipto por la Sociedad Científica Inglés. Allí fue visto por un mensajero de su amigo tibetano, y urgentemente pidió venir al Tíbet para tratar con un alto Lama. Después de que el Dr. Jarl consiguió el permiso siguió al mensajero y llegó después de un largo viaje en avión y caravanas Yak, llegó al monasterio. Un día su amigo lo llevó a un lugar en el barrio del monasterio y le mostró un prado inclinado que estaba rodeado en el noroeste por altos acantilados. En una de las paredes de roca, a una altura de unos 250 metros había un gran agujero que parecía la entrada de una cueva. Frente a este agujero había una plataforma en la que los monjes estaban construyendo una pared de roca. El único acceso a esta plataforma era por la parte superior del acantilado y los monjes bajaban con la ayuda de cuerdas. En medio de la pradera. a unos 250 metros del acantilado, había una losa pulida de roca con una cavidad en el centro. El cuenco tenía un diámetro de un metro y una profundidad de 15 centímetros. Un bloque de piedra fue maniobrado en esta cavidad por bueyes Yak. El bloque tenía un metro de ancho y uno y medio metros de largo. Entonces 19 instrumentos musicales se establecieron en un arco de 90 grados a una distancia de 63 metros de la losa de piedra. El radio de 63 metros se midió con precisión. Los instrumentos musicales consistieron en 13 tambores y seis trompetas. (Ragdons). Detrás de cada instrumento había una fila de monjes. Cuando la piedra se encontraba en la posición del monje que tenía un pequeño tambor dio una señal para comenzar el concierto. El pequeño tambor tenía un sonido muy agudo, y se podía oír incluso con los otros instrumentos ocasionando un terrible estruendo. Todos los monjes estaban cantando y cantando una oración, aumentando poco a poco el ritmo de este ruido increíble. Durante los primeros cuatro minutos no pasó nada, entonces, como la velocidad de los tambores y el ruido aumentaron, el gran bloque de piedra comenzó a mecerse y balancearse, y de repente se despegó en el aire con una velocidad cada vez mayor en la dirección de la plataforma delante del agujero de la cueva de 250 metros de altura. Después de tres minutos de ascenso aterrizó en la plataforma. Continuamente trajeron nuevos bloques a la pradera, y los monjes utilizando este método, transportaban de 5 a 6 bloques por hora en una pista de vuelo parabólico de aproximadamente 500 metros de largo y 250 metros de altura. Expertos tibetanos como Linaver, Spalding y Huc habían hablado de ello, pero nunca lo habían visto. Así que el Dr. Jarl fue el primer extranjero que tuvo la oportunidad de ver este extraordinario espectáculo. Debido a que tuvo la opinión en el principio de que fue víctima de una psicosis colectiva hizo dos películas del incidente. Las películas mostraron exactamente las mismas cosas que había presenciado. Hoy hemos hecho avances ‘tecnológicos’ que están haciendo posibles levitar objetos. Uno de esos ejemplos es la ‘aerotabla’ (Hoverboard) por Lexus. La aerotabla de Lexus utiliza levitación magnética que permite que el artefacto permanezca en el aire sin fricción. Además del increíble diseño de la Hoverboard, vemos el humo que sale de ella, esto se debe al nitrógeno líquido utilizado para enfriar los poderosos imanes superconductores que hacen posible su existencia. ¿Existe la posibilidad de que de alguna manera, hace miles de años, la humanidad antigua utilizara una tecnología de levitación similar que les permitía transportar enormes bloques de piedra sin mucha dificultad?

¿Las personas de la antigüedad conocían los secretos de la levitación? y ¿es posible que aplicaran estos secretos para realizar imponentes construcciones?

¿Una tecnología que ya se ha perdido en el tiempo y el espacio? ¿Es posible que las grandes civilizaciones antiguas como los egipcios, olmeca, Pre-Inca e Inca descifraran los secretos de la levitación y de otras tecnologías que han sido marcadas por la sociedad de hoy como imposible o mitológico? Y si lo hicieran, ¿es posible que usaban estas “tecnologías olvidadas” para erigir algunos de las más increíbles construcciones antiguas de nuestro planeta? 

Hay docenas de lugares megalíticos increíbles en nuestro planeta que desafían la capacidad de nuestros días: Tiahuanaco, Las pirámides de la meseta de Giza, Puma Punku, y Stonehenge entre otros. Todos estos sitios fueron construidos utilizando increíbles bloques de piedra con un peso de hasta cientos de toneladas, bloques de piedra que nuestras tecnologías de hoy en día tendrían enormes dificultades para manipular. Entonces, ¿por qué los antiguos utilizaron enormes bloques megalíticos de piedra cuando podrían haber utilizado bloques más pequeños y lograr una similar resultado? 

¿Es posible que el hombre antiguo poseía tecnologías que se perdieron en el tiempo? ¿Es posible que tenían conocimiento que supera nuestro propio entendimiento? Según algunos investigadores, es posible que el hombre antiguo dominara el “arte de la levitación” que les permitió desafíar la física conocida y mover y manipular objetos colosales con extrema facilidad.


Tiahuanaco: desafiando a la moderna tecnología

A 13.000 pies sobre el nivel del mar se destacan las increíbles ruinas antiguas de Tiahuanaco y su increíble ‘Puerta del Sol‘. “La Puerta del Sol” es una estructura elaboradamente tallada que se compone de bloques de piedra que pesan más de diez toneladas. Sigue siendo un misterio cómo os antiguos habitantes lograron cortar, transportar y colocar estos bloques de piedra.


Templo de Júpiter en Baalbek

El Templo de Júpiter situado en Baalbek, Líbano es otra obra maestra de la ingeniería antigua donde enormes bloques de piedra fueron puestas juntas para formar uno de los mayores sitios antiguos de la Tierra. La fundación del templo de Júpiter contiene tres de las piedras más gigantescas utilizadas por la humanidad. Los tres bloques de la fundación juntos pesan 3.000 toneladas. Si usted se pregunta qué tipo de vehículo sería utilizado para transportarlos, la respuesta es NINGUNO. Pero de alguna manera, el hombre antiguo era capaz de extraer las rocas, transportarlas y ponerlas en el lugar determinado con tal precisión que ni una sola hoja de papel podría caber en-entre ellos.

En Baalbek tenemos la “piedra de las mujeres embarazadas”, que es una de las piedras más grandes existentes, con un peso de 1.200 toneladas.


Pirámides de Egipto: Un misterio para la ciencia convencional

Las pirámides de Egipto son una de las construcciones “misión imposible” que han causado asombro entre todos los que han tenido la oportunidad de visitarlas. Incluso hoy en día, nadie sabe a ciencia cierta cómo el hombre antiguo era capaz de levantar tales estructuras maravillosas. La ciencia convencional ha propuesto que se utilizó para su construcción aproximadamente 5.000 hombres, trabajando durante veinte años para construirlas con cuerdas, rampas y fuerza bruta…

Abul Hasan Ali Al-Masudi, conocido como el Herodoto de los árabes escribió sobre cómo los antiguos egipcios construyeron las pirámides en el pasado distante. Al-Masudi fue un historiador y geógrafo árabe y fue uno de los primeros en combinar la historia y geografía científica en un trabajo a gran escala. Al-Masudi escribió acerca de cómo los antiguos egipcios transportaron los enormes bloques de piedra utilizados para construir las pirámides. Según él, un “papiro mágico” fue puesto bajo cada uno de los bloques de piedra, lo que les permitió ser transportadas. 

Después de colocar los papiros mágicos debajo de los bloques, la piedra fue golpeada con una “barra de metal” que hizo que hizo que levitaran y transportadas a lo largo del camino pavimentado con piedras y vallado a ambos lados por postes metálicos. Esto permitió que las piedras se muevan durante unos 50 metros después de que el proceso tuvo que ser repetido a fin de colocar los bloques de piedra a donde tenían que estar. ¿Fue totalmente objetivo de Al-Masudi cuando escribió acerca de las pirámides? ¿O es posible que al igual que muchos otros, simplemente estaba sorprendido por su magnificencia, llegando a la conclusión de que los antiguos egipcios deben haber utilizado medios extraordinarios para la construcción de las pirámides? 

¿Y si, la tecnología de levitación estuvo presente en la Tierra en el pasado distante y antiguas civilizaciones como los egipcios, Inca o Pre-Inca conocían los secretos de la levitación?

¿Qué pasa si levitación era posible en el pasado… pero aún hoy en día?


Según Bruce Cathie, en su libro “El Puente al Infinito’, sacerdotes en un alto monasterio en el Himalaya tibetano llevaban cabo hazañas de levitación. A continuación se presentan extractos de un artículo en alemán:

Un médico sueco, el Dr. Jarl … estudió en Oxford. En esos momentos se hizo amigo de un joven estudiante tibetano. Un par de años más tarde, en 1939, el Dr. Jarl hizo un viaje a Egipto por la Sociedad Científica Inglés. Allí fue visto por un mensajero de su amigo tibetano, y urgentemente pidió venir al Tíbet para tratar con un alto Lama. Después de que el Dr. Jarl consiguió el permiso siguió al mensajero y llegó después de un largo viaje en avión y caravanas Yak, llegó al monasterio.

Un día su amigo lo llevó a un lugar en el barrio del monasterio y le mostró un prado inclinado que estaba rodeado en el noroeste por altos acantilados. En una de las paredes de roca, a una altura de unos 250 metros había un gran agujero que parecía la entrada de una cueva. Frente a este agujero había una plataforma en la que los monjes estaban construyendo una pared de roca. El único acceso a esta plataforma era por la parte superior del acantilado y los monjes bajaban con la ayuda de cuerdas. 

En medio de la pradera. a unos 250 metros del acantilado, había una losa pulida de roca con una cavidad en el centro. El cuenco tenía un diámetro de un metro y una profundidad de 15 centímetros. Un bloque de piedra fue maniobrado en esta cavidad por bueyes Yak. El bloque tenía un metro de ancho y uno y medio metros de largo. Entonces 19 instrumentos musicales se establecieron en un arco de 90 grados a una distancia de 63 metros de la losa de piedra. El radio de 63 metros se midió con precisión. Los instrumentos musicales consistieron en 13 tambores y seis trompetas. (Ragdons). 

Detrás de cada instrumento había una fila de monjes. Cuando la piedra se encontraba en la posición del monje que tenía un pequeño tambor dio una señal para comenzar el concierto. El pequeño tambor tenía un sonido muy agudo, y se podía oír incluso con los otros instrumentos ocasionando un terrible estruendo. Todos los monjes estaban cantando y cantando una oración, aumentando poco a poco el ritmo de este ruido increíble. Durante los primeros cuatro minutos no pasó nada, entonces, como la velocidad de los tambores y el ruido aumentaron, el gran bloque de piedra comenzó a mecerse y balancearse, y de repente se despegó en el aire con una velocidad cada vez mayor en la dirección de la plataforma delante del agujero de la cueva de 250 metros de altura. Después de tres minutos de ascenso aterrizó en la plataforma. 

Continuamente trajeron nuevos bloques a la pradera, y los monjes utilizando este método, transportaban de 5 a 6 bloques por hora en una pista de vuelo parabólico de aproximadamente 500 metros de largo y 250 metros de altura. Expertos tibetanos como Linaver, Spalding y Huc habían hablado de ello, pero nunca lo habían visto. Así que el Dr. Jarl fue el primer extranjero que tuvo la oportunidad de ver este extraordinario espectáculo. Debido a que tuvo la opinión en el principio de que fue víctima de una psicosis colectiva hizo dos películas del incidente. Las películas mostraron exactamente las mismas cosas que había presenciado. 

Hoy hemos hecho avances ‘tecnológicos’ que están haciendo posibles levitar objetos. Uno de esos ejemplos es la ‘aerotabla’ (Hoverboard) por Lexus. La aerotabla de Lexus utiliza levitación magnética que permite que el artefacto permanezca en el aire sin fricción. Además del increíble diseño de la Hoverboard, vemos el humo que sale de ella, esto se debe al nitrógeno líquido utilizado para enfriar los poderosos imanes superconductores que hacen posible su existencia. 

¿Existe la posibilidad de que de alguna manera, hace miles de años, la humanidad antigua utilizara una tecnología de levitación similar que les permitía transportar enormes bloques de piedra sin mucha dificultad?

¿Las personas de la antigüedad conocían los secretos de la levitación? y ¿es posible que aplicaran estos secretos para realizar imponentes construcciones? ¿Una tecnología que ya se ha perdido en el tiempo y el espacio? ¿Es posible que las grandes civilizaciones antiguas como los egipcios, olmeca, Pre-Inca e Inca descifraran los secretos de la levitación y de otras tecnologías que han sido marcadas por la sociedad de hoy como imposible o mitológico? Y si lo hicieran, ¿es posible que usaban estas “tecnologías olvidadas” para erigir algunos de las más increíbles construcciones antiguas de nuestro planeta? Hay docenas de lugares megalíticos increíbles en nuestro planeta que desafían la capacidad de nuestros días: Tiahuanaco, Las pirámides de la meseta de Giza, Puma Punku, y Stonehenge entre otros. Todos estos sitios fueron construidos utilizando increíbles bloques de piedra con un peso de hasta cientos de toneladas, bloques de piedra que nuestras tecnologías de hoy en día tendrían enormes dificultades para manipular. Entonces, ¿por qué los antiguos utilizaron enormes bloques megalíticos de piedra cuando podrían haber utilizado bloques más pequeños y lograr una similar resultado? ¿Es posible que el hombre antiguo poseía tecnologías que se perdieron en el tiempo? ¿Es posible que tenían conocimiento que supera nuestro propio entendimiento? Según algunos investigadores, es posible que el hombre antiguo dominara el “arte de la levitación” que les permitió desafíar la física conocida y mover y manipular objetos colosales con extrema facilidad. Tiahuanaco: desafiando a la moderna tecnología A 13.000 pies sobre el nivel del mar se destacan las increíbles ruinas antiguas de Tiahuanaco y su increíble ‘Puerta del Sol‘. “La Puerta del Sol” es una estructura elaboradamente tallada que se compone de bloques de piedra que pesan más de diez toneladas. Sigue siendo un misterio cómo os antiguos habitantes lograron cortar, transportar y colocar estos bloques de piedra. Templo de Júpiter en Baalbek El Templo de Júpiter situado en Baalbek, Líbano es otra obra maestra de la ingeniería antigua donde enormes bloques de piedra fueron puestas juntas para formar uno de los mayores sitios antiguos de la Tierra. La fundación del templo de Júpiter contiene tres de las piedras más gigantescas utilizadas por la humanidad. Los tres bloques de la fundación juntos pesan 3.000 toneladas. Si usted se pregunta qué tipo de vehículo sería utilizado para transportarlos, la respuesta es NINGUNO. Pero de alguna manera, el hombre antiguo era capaz de extraer las rocas, transportarlas y ponerlas en el lugar determinado con tal precisión que ni una sola hoja de papel podría caber en-entre ellos. En Baalbek tenemos la “piedra de las mujeres embarazadas”, que es una de las piedras más grandes existentes, con un peso de 1.200 toneladas. Pirámides de Egipto: Un misterio para la ciencia convencional Las pirámides de Egipto son una de las construcciones “misión imposible” que han causado asombro entre todos los que han tenido la oportunidad de visitarlas. Incluso hoy en día, nadie sabe a ciencia cierta cómo el hombre antiguo era capaz de levantar tales estructuras maravillosas. La ciencia convencional ha propuesto que se utilizó para su construcción aproximadamente 5.000 hombres, trabajando durante veinte años para construirlas con cuerdas, rampas y fuerza bruta… Abul Hasan Ali Al-Masudi, conocido como el Herodoto de los árabes escribió sobre cómo los antiguos egipcios construyeron las pirámides en el pasado distante. Al-Masudi fue un historiador y geógrafo árabe y fue uno de los primeros en combinar la historia y geografía científica en un trabajo a gran escala. Al-Masudi escribió acerca de cómo los antiguos egipcios transportaron los enormes bloques de piedra utilizados para construir las pirámides. Según él, un “papiro mágico” fue puesto bajo cada uno de los bloques de piedra, lo que les permitió ser transportadas. Después de colocar los papiros mágicos debajo de los bloques, la piedra fue golpeada con una “barra de metal” que hizo que hizo que levitaran y transportadas a lo largo del camino pavimentado con piedras y vallado a ambos lados por postes metálicos. Esto permitió que las piedras se muevan durante unos 50 metros después de que el proceso tuvo que ser repetido a fin de colocar los bloques de piedra a donde tenían que estar. ¿Fue totalmente objetivo de Al-Masudi cuando escribió acerca de las pirámides? ¿O es posible que al igual que muchos otros, simplemente estaba sorprendido por su magnificencia, llegando a la conclusión de que los antiguos egipcios deben haber utilizado medios extraordinarios para la construcción de las pirámides? ¿Y si, la tecnología de levitación estuvo presente en la Tierra en el pasado distante y antiguas civilizaciones como los egipcios, Inca o Pre-Inca conocían los secretos de la levitación? ¿Qué pasa si levitación era posible en el pasado… pero aún hoy en día? Levitación Según Bruce Cathie, en su libro “El Puente al Infinito’, sacerdotes en un alto monasterio en el Himalaya tibetano llevaban cabo hazañas de levitación. A continuación se presentan extractos de un artículo en alemán: Un médico sueco, el Dr. Jarl … estudió en Oxford. En esos momentos se hizo amigo de un joven estudiante tibetano. Un par de años más tarde, en 1939, el Dr. Jarl hizo un viaje a Egipto por la Sociedad Científica Inglés. Allí fue visto por un mensajero de su amigo tibetano, y urgentemente pidió venir al Tíbet para tratar con un alto Lama. Después de que el Dr. Jarl consiguió el permiso siguió al mensajero y llegó después de un largo viaje en avión y caravanas Yak, llegó al monasterio. Un día su amigo lo llevó a un lugar en el barrio del monasterio y le mostró un prado inclinado que estaba rodeado en el noroeste por altos acantilados. En una de las paredes de roca, a una altura de unos 250 metros había un gran agujero que parecía la entrada de una cueva. Frente a este agujero había una plataforma en la que los monjes estaban construyendo una pared de roca. El único acceso a esta plataforma era por la parte superior del acantilado y los monjes bajaban con la ayuda de cuerdas. En medio de la pradera. a unos 250 metros del acantilado, había una losa pulida de roca con una cavidad en el centro. El cuenco tenía un diámetro de un metro y una profundidad de 15 centímetros. Un bloque de piedra fue maniobrado en esta cavidad por bueyes Yak. El bloque tenía un metro de ancho y uno y medio metros de largo. Entonces 19 instrumentos musicales se establecieron en un arco de 90 grados a una distancia de 63 metros de la losa de piedra. El radio de 63 metros se midió con precisión. Los instrumentos musicales consistieron en 13 tambores y seis trompetas. (Ragdons). Detrás de cada instrumento había una fila de monjes. Cuando la piedra se encontraba en la posición del monje que tenía un pequeño tambor dio una señal para comenzar el concierto. El pequeño tambor tenía un sonido muy agudo, y se podía oír incluso con los otros instrumentos ocasionando un terrible estruendo. Todos los monjes estaban cantando y cantando una oración, aumentando poco a poco el ritmo de este ruido increíble. Durante los primeros cuatro minutos no pasó nada, entonces, como la velocidad de los tambores y el ruido aumentaron, el gran bloque de piedra comenzó a mecerse y balancearse, y de repente se despegó en el aire con una velocidad cada vez mayor en la dirección de la plataforma delante del agujero de la cueva de 250 metros de altura. Después de tres minutos de ascenso aterrizó en la plataforma. Continuamente trajeron nuevos bloques a la pradera, y los monjes utilizando este método, transportaban de 5 a 6 bloques por hora en una pista de vuelo parabólico de aproximadamente 500 metros de largo y 250 metros de altura. Expertos tibetanos como Linaver, Spalding y Huc habían hablado de ello, pero nunca lo habían visto. Así que el Dr. Jarl fue el primer extranjero que tuvo la oportunidad de ver este extraordinario espectáculo. Debido a que tuvo la opinión en el principio de que fue víctima de una psicosis colectiva hizo dos películas del incidente. Las películas mostraron exactamente las mismas cosas que había presenciado. Hoy hemos hecho avances ‘tecnológicos’ que están haciendo posibles levitar objetos. Uno de esos ejemplos es la ‘aerotabla’ (Hoverboard) por Lexus. La aerotabla de Lexus utiliza levitación magnética que permite que el artefacto permanezca en el aire sin fricción. Además del increíble diseño de la Hoverboard, vemos el humo que sale de ella, esto se debe al nitrógeno líquido utilizado para enfriar los poderosos imanes superconductores que hacen posible su existencia. ¿Existe la posibilidad de que de alguna manera, hace miles de años, la humanidad antigua utilizara una tecnología de levitación similar que les permitía transportar enormes bloques de piedra sin mucha dificultad?

Artículo publicado originalmente en ExploracionOVNI.com: ¿Conocieron nuestros antepasados los secretos de la levitación? http://exploracionovni.com/2015/09/conocieron-nuestros-antepasados-los-secretos-de-la-levitacion/
¿Conocieron nuestros antepasados los secretos de la levitación? ¿Conocieron nuestros antepasados los secretos de la levitación? Reviewed by Difunde La Evolucion on 12:58:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.